Seleccionar página

¿Qué tipo de profesionales pueden ayudarte a perder peso?

El médico de cabecera.

El nutricionista.

El entrenador físico.

El sentido común.

 

A veces solo es cuestión de acudir solamente al “sentido común”, que según dicen muchos, es el menos común de los sentidos.

Para perder peso, dicta el sentido común, es tan importante comer con sabiduría, como usar esa energía y esos nutrientes que uno ha ingerido.

Y por supuesto, la manera de usarlos es haciendo ejercicios, un poco cada día.

Hay quienes les gusta iniciar la nueva dieta de moda, pero más temprano que tarde se dan cuenta que no funcionan en el mediano o largo plazo.

Incluso descubren que tales dietas no aplicaban el sentido común desde el inicio.

Hay otros que piensan que un desenfrenado programa de entrenamiento físico, que combine cardio, resistencia y fuerza, y que se pueda realizar una vez al mes, o en períodos cortos, podrá obtener resultados apropiados.

[adrotate group=»1″]

 

Pero los principios más básicos de la alimentación nutritiva, principios que todos en alguna medida conocemos, sumado a las modernas estrategias y conceptos sobre el fitness o los ejercicios diarios (casi sin esfuerzo) serán suficientes para bajar esos kilos de más.

Por ejemplo, ¿quién puede dudar de que una dieta vegetariana permanente o localizada, es saludable?

vegetariana

Hace menos de 10 años existía mucha reserva en las personas hacia este tipo de alimentación, e incluso entre los médicos.

Pero los resultados, y la velocidad de la información hicieron que las opiniones fueran cambiando.

Ya no es necesario abrazar ninguna religión o conjunto de ideas especiales, para beneficiarse de los beneficios que una dieta vegetariana parcial o total pueden brindarte, al respecto con bajar de peso y hacerlo de modo saludable.

Por otro lado, siguiendo con el tema dietas, la denominada dieta mediterránea, con su alto consumo de aceite de oliva y de cantidades moderadas de vino, sin duda reducen notablemente la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

mediterranea

Y esta dieta está asociada con un menor índice de obesidad abdominal, como ya ha sido constatado de muchas maneras.

Sin duda, combinar lo mejor de ambas dietas, para muchos será asumir sus esfuerzos por bajar de peso de una manera sencilla y sin esfuerzo.

Es que al usar solo el sentido común, muchos descubrirán que no necesitan hacer cambios radicales en las dietas, que impliquen esfuerzos considerables.

Lo mejor es hacer pequeños cambios, en vez de cambiar todo un estilo en una semana.

Lo mismo puede decirse de un sistema de ejercitación, es mejor comenzar gradual, e ir incorporando rutinas paulatinas, que creer que grandes cambios hechos de golpe producirán mejores resultados.

Por ello, te propongo algunos pequeños cambios en tus hábitos alimenticios, y tus hábitos de ejercitación física, que puedan incluso ser implementados poco a poco.

 

Algunos Hábitos Que Debes Cambiar De Manera Paulatina

A la hora de la comida, siéntate y concéntrate en comer.

Evita ver la televisión, o leer mientras comes, y jamás participes de discusiones acaloradas durante el tiempo diario de alimentarte.

Mastica completamente y a ritmo lento tu comida, y no pongas más comida en tu boca hasta no haber tragado el bocado anterior.

Sé consciente de lo hambriento que estás antes de iniciar tu comida.

Evita que pase mucho tiempo entre comidas pues aumentará el consumo de alimentos, recuerda que tu estómago no debería funcionar a más de tres cuartos de su capacidad, después de cada comida.

Entiende y acepta los beneficios de los ejercicios de resistencia, con gasto constante de energía, es decir ejercicios cardio, o ejercicios aeróbicos.

No es necesario dedicarle mucho más de 30 minutos diarios a tales ejercicios, y en sus etapas iniciales, es suficiente 15 minutos solo 3 veces semanales.

Cuando hayas desarrollado una aceptable disciplina con tus ejercicios cardio, incluye durante la noche una sesión de entrenamiento de fuerza o de carga, usando como peso, tu propio cuerpo, al principio.

La intensidad de un entrenamiento de fuerza te ayudará a utilizar los hidratos de carbono durante esa sesión.

Entiende y acepta que durante el período de recuperación posterior al ejercicio, se elevará el gasto de energía por espacio de entre 2 a 15 horas, y aumentará el metabolismo de tu cuerpo.

El aumento de la demanda de energía quemará más calorías, y una buena parte de esas calorías provendrá de las reservas de grasa.

Incluso si realizas entrenamiento de fuerza con solo una parte de tu cuerpo, y luego vas rotando a otras partes del cuerpo las siguientes semanas, ese sistema cruzado de entrenamiento quemará más eficazmente las calorías.

La combinación de una sesión semanal nocturna, con actividad habitual aeróbica, se transformará en un poderoso recurso quemador de grasa.

Por supuesto que practicar remo, caminar o andar en bicicleta por ejemplo, constituyen buenas formas de ejercicios cardio y de resistencia.

Finalmente, si tu deseo es perder peso rápidamente, y no quieres perder tiempo, necesitas los servicios de un entrenador personal.

Ellos están solo para eso, y tú no necesitas seguir aprendiendo y aprendiendo, mientras intentas una cosa y otra, y no ves resultados inmediatos.

 

Me gustaría que me dejes tus comentarios, y me indiques qué problemas has tenido en tus intentos de incorporar hábitos saludables del sentido común para lograr tus metas de bajar de peso.