Seleccionar página

[adrotate group=»2″]

Llegas a tu casa, abres la puerta, y encuentras uno o varios muebles masticados y babeados por tu perro.

Te levantas de dormir, y al buscar tu calzado no está, vas al patio o al jardín, y allí lo encuentras, todo mordisquedo, convertido en una masa babeada por tu cachorrito lindo.

Estaba aburrido, pero te llenas de furia, y sin embargo tu perro te mira sin entender qué hizo mal, o si hizo algo mal.

Es cierto que algunos cachorros saben cuando hicieron algo mal, cuando destruyeron algo que no debían, y cuando te ven venir, solo cuando te ven venir, se aplastan contra el piso con actitud culpable.

Pero cuando lo mastican no tienen malicia, y no lo pueden frenar, a menos que tengan límites claros: ellos disfrutan estando contigo o con elementos que tienen tu olor.

 

Por Qué Mastica Esas Cosas Tu Perro

No hay razón o motivo, nada que importe realmente.

Nacieron con el deseo de masticar, entonces no es si van a masticar o no, sino dónde y qué van a masticar.

Es curioso, pero siempre van a elegir tus posesiones más preciadas.

Lo hacen más a menudo, muchas veces, porque desde cachorritos fueron animados por ti a hacerlo.

Cuando aparecieron los primeros dientes, y mordisquearon tu mano, te gustó la sensación, y entonces le pasaste una zapatilla vieja o una camiseta rota.

Inconscientemente le enseñaste que es bueno masticar tus ropas viejas cuando tiene ganas de morder.

Tu perro no sabrá cuáles son ropas viejas y cuáles no, y no podrás regresar al primer momento en que le diste tus ropas, y el hábito ya será un gran problema.

Otro motivo real por el cual mastica, es que tu perro te extraña cuando te vas o no estás con él, y el objeto más cercano que encuentra es uno que tiene tu olor, y le recuerda que estás cerca.

Por supuesto, hay perros que disfrutan masticar objetos o muebles, y lo hacen solo para divertirse, para mantenerse ocupados.

 

Es Hora De Detenerlo

 

Hay muchas formas de hacerlo.

En principio podrías limitarle el acceso a ciertas áreas de tu casa, por ejemplo a tu dormitorio, cuando estás fuera de casa.

No es la mejor opción, pues cuando te descuides, entrará.

Puedes enseñarle a permanecer cuando tú lo decidas, dentro de una casilla en el interior de la casa, y que solo salga cuando oiga el sonido de un silbato.

También puedes rociar con coloquíntida las prendas que más mastica, o con pimentón, para enseñarle que no debe masticar tus posesiones, pero esta costumbre debe ser acompañada con proveerle algún juguete para que enfrente su aburrimiento.

Mientras estás en casa debes vigilar que no repita ese mal comportamiento, puedes mirar cuándo juega y cómo juega y con qué juega.

En ese momento debes animarlo a hacerlo más intensamente, y aprenderá tu gusto por esa conducta, mientras le muestras tu desagrado cuando se acerca a una ropa tuya.

Te aseguro que la mayoría se adapta a estos límites y lo mantienen.

Debes mantener la costumbre de no permitirle la entrada a ciertas habitaciones en las que más frecuentemente ha demostrado su mal hábito, o entorpecerle el acceso a ciertos muebles, y enseñarles ciertas palabras que pueda reconocer rápida y fácilmente para detenerse en tu presencia.

Los perros suman hábitos y los repiten.

Si le ayudas a crear un número suficiente de ellos, de buenos hábitos, y creas el ambiente para que los pongan a funcionar, se van a adaptar bien y rápido, y dejarán los malos hábitos, los destructivos.

Pero tú debes ser consecuente de lo que esperas de tu mascota.

Recuerda que tu perrito va a masticar, no importa cuántos nuevos hábitos adquiera, es imposible que detengas la masticada, igual que es imposible que evites que respire.

Si intentas que no mastique simplemente, se va a confundir.

Pero puedes limitar qué cosas son importantes para ti, y que él no puede masticar, y qué debe hacer para matar su aburrimiento.

Nunca olvides que una gran cantidad diaria o periódica de ejercicio dentro o fuera de la casa, evitará que tu perro destruya todo lo que tenga a su alcance.

Finalmente, te recomiendo que mires el siguiente enlace, pues allí podrás descargarte uno de los mejores recursos para tratar con todo tipo de mal comportamiento de tu mascota:

[adrotate banner=»7″]

Que tengas un buen día,

El Profe Roberto