Seleccionar página

Hay quienes encuentran una fórmula y se vuelven fanáticos de la fórmula para quemar grasa.

Pero los fanatismos nunca han sido buenos, y aquí te presento lo que pienso es la justa medida (lo más justa que se puede) para emprender 3 acciones para quemar esa grasa obstinada que se niega a abandonar el cuerpo.

No sirve comer menos, ni sobre-entrenar, mira y lee con atención.

[adrotate group=»1″]

 

  1. No Te Fanatices Con Las Dietas

esclavo2

Una buena dieta te puede ayudar a reducir calorías, eso sin duda.

Y cuando se produce una reducción de entre un 15 y 20% de calorías en un día, vas a quemar grasa, exclusivamente.

Pero, siempre hay un pero.

Si estiras este buen argumento hasta el límite, vas a querer perder más porcentaje de calorías con esa dieta que te entusiasmó, y eso no es bueno para ti.

Porque cuando pierdes más cantidad de calorías de esta manera, comienzas a quemar no solo grasa, sino también tejido muscular.

Y ya sabes que los músculos impulsan el metabolismo y queman calorías, incluso más que la grasa.

Debes entonces proteger y desarrollar tus músculos, pues cuánto más músculo tienes (y por supuesto los haces trabajar) más calorías ellos y tu cuerpo consumirán, y las calorías se queman quemando grasas, valga la redundancia.

De modo que si actualmente estás consumiendo 3000 calorías por día, y decides seguir una dieta, reduce a 2400-2550, pero hazlo inteligentemente.

 

  1. No Te Fanatices Con Los Ejercicios De Cardio

esclavo5

Los ejercicios cardiovasculares aumentan el metabolismo, cuando están hechos de manera correcta.

Al aumentar el metabolismo, aumenta el consumo de calorías, y en consecuencia se quema grasa, que es la energía necesaria.

Pero debes tener en equilibrio las 4 variables del entrenamiento cardiovascular:

  1. Frecuencia de sesiones
  2. Intensidad de cada sesión
  3. Duración de cada sesión
  4. Tipo de ejercicio realizado en cada sesión.

 

Si por ejemplo duplicas la frecuencia de las sesiones, creyendo que más ejercicios cardio te darán como resultado una reducción mayor de calorías, lograrás justo el efecto contrario.

Por ejemplo, realizar 2 sesiones de cardio en un día, podría disminuir tu metabolismo, lo que afectaría el gasto calórico, produciendo obviamente un corto circuito en el proceso de quemar grasa.

Adicionalmente, de forma similar a lo de las dietas que ya mencioné, el exceso de ejercicios cardio promueve la pérdida de músculo o tejido muscular.

Por ello mi sugerencia es que para obtener buenos resultados en cuanto a quemar esa porfiada grasa corporal, realiza de 4 a 6 sesiones por semana.

Jamás lleves a más de 45 minutos cada sesión, siendo ideal 30 minutos.

Y mantén un alto nivel de intensidad durante cada sesión.

 

  1. No Seas Fanático De Los Ejercicios, Uniendo Cardio Con Pesas

esclavo3

Hacer 7 veces por semana ejercicios cardiovasculares seguidos inmediatamente por ejercicios de pesas, es todo un riesgo, a pesar de lo que se escucha por ahí.

Como siempre, mandan los objetivos, y en este artículo estamos intentando reducir esa grasa porfiada que se niega a abandonar nuestros cuerpos.

Para quemar esa grasa ya hablamos de los ejercicios cardio.

Y el entrenamiento con pesas, entrenamiento que se suma al cardio, también contribuye y combina bien con los ejercicios aeróbicos, pues este tipo de entrenamiento consume calorías, el cual produce la quema de grasa.

Pero (otra vez ese dichoso pero), juntar ambos entrenamientos duplicando la duración de cada sesión, puede resultar en sobre-entrenamiento, lo que será negativo para tu entorno hormonal, pues la tasa metabólica quedará sofocada.

A ver, a ver, repito esto: ejercicios cardio queman grasas, ya no hay que discutirlo.

Entrenamiento con pesas, desarrollan músculos, que consumen calorías, que queman grasas, listo, ya lo sabemos.

Pero desde mi conocimiento y experiencia, hacer cardio primero e inmediatamente después entrenamiento con pesas, no crea tanta densidad muscular, y por lo tanto los beneficios de las pesas se reducen.

Entonces, lo mejor es comenzar a la mañana, en ayunas con cardio, de ese modo el cuerpo buscará la energía en las grasas acumuladas del día anterior con el lógico resultado de quemar esa grasa porfiada.

Y por la tarde o noche, regresar al gimnasio o al salón de casa de pesas, y trabajar bien los músculos para crear densidad muscular, de modo que el proceso de reconstrucción muscular continúe mientras duermes, lo que hará que se siga consumiendo más de esa porfiada grasa.

 

Me gustaría que dejes tu comentario, y me digas cómo has logrado quemar grasas con alguno de estos quemadores de grasa mencionados.