Basta de Psoriasis

Pero la buena noticia que tengo hoy para usted es que su sufrimiento puede convertirse solo en un mal recuerdo!

Siga leyendo este valiosísimo material. Personalmente lo acompañaré paso a paso para guiarlo en esta batalla que va a tener un solo ganador, usted.

… Poder Hacer Algo Tan Simple Como Peinarse Por Las Mañanas Sin Sentir Ningún Tipo De Irritación?

Desde muy joven me diagnosticaron psoriasis. Por no presentar brotes visibles en cara o manos, durante el invierno podía de cierta manera mantener mi dolencia de manera casi secreta. El gran calvario se planteaba con la llegada del verano, ya que todos podían disfrutar tranquilamente de la playa, la arena y el sol, mientras que yo sufría por dentro. Soportaba lo insoportable con remeras de mangas largas a lo largo de todo el período estival con el solo propósito de no mostrar a los demás el estado en que mi piel lucía. No podía ni siquiera concebir la idea de una relación íntima, por la necesidad de descubrir totalmente mi cuerpo. Encaré todo tipo de tratamientos tanto en mi país como en el exterior. Probé prácticamente todos los medicamentos disponibles. He gastado miles de dólares en supuestas soluciones, pero todo ese dinero fue en vano. Fue un deambular constante por consultorios y especialistas. Ninguno me dio una solución válida o permanente. Es más, en algunos casos las recetas propuestas resultaron ser peores que la enfermedad.

Llegué a desperdiciar pequeñas fortunas para mejorar mi calidad de vida, pero todo resultó infructuoso. Las respuestas eran siempre las mismas, y para nada alentadoras. No estaba dispuesto a con convivir con mi enfermedad para toda la vida. Un buen día, decidí que este maleficio debía terminar, y comencé a investigar por mí cuenta. Fueron años de arduo trabajo, indagando, ensayando con un método de prueba y error, probando en mí mismo todas las recetas posibles.

He vivido la misma sensación de desprotección producida por ese eterno deambular por distintos consultorios sin soluciones definitivas.

Con mejoras temporales que a veces me llenaban de optimismo, para luego hacerme caer en la peor de las depresiones. Solía frustrarme mucho cuando un tratamiento no lograba el objetivo final, deshacerme de mi psoriasis.

A partir de encarar por mi cuenta y riesgo las investigaciones, me percaté de que poco a poco mis síntomas mejoraban. Mis brotes de psoriasis cada vez se espaciaban aún más dándome respiros más que alentadores. En verano, aunque todavía por lapsos muy cortos, podía disfrutar de algunos días de playa, sin esconderme de nadie!

Poco a poco las mejoras se iban mostrando por períodos más largos. La irritación en mi cuero cabelludo prácticamente había desaparecido. Tuve que realizar muchos ajustes. Quería hallar un método integral que me permitiera tener a raya mi enfermedad, mejorar mi calidad de vida y como si esto fuera poco, recuperar mi autoestima. No todos fueron éxitos. En algunas oportunidades me sentía abatido y a punto de abandonarlo todo. Otras, cuando percibía una mejora concreta mi ánimo se fortalecía y retomaba la lucha. Un año entero sin brotes! Ese fue mi primer triunfo. Ahora sí valía la pena. Había hallado un tratamiento natural, que actuaba en función a una visión holística del individuo en su totalidad, fácil de seguir y empleando elementos corrientes de muy sencilla obtención.

El primer paso para resolver un problema es, simplemente reconocerlo y dar cuenta de su existencia.

Tags: , , , , , , , , ,

 .