Supervivencia en la montaña: alimentos liofilizados

Supervivencia en la montaña

Supervivencia en la montaña: alimentos liofilizados

Acaban de decirme esto: “Bueno, Profe, pero no todos vamos a vivir una situación de supervivencia”. De verdad. Justo antes de comenzar a escribir este artículo.

Al decidir realizar una escapada a la montaña, al organizar travesías de unos días, o concretar una excursión de varias semanas, los amantes del deporte al aire libre se preparan para vivir su aventura. Pero si no anticipan situaciones de peligro, el peligro los asaltará y los encontrará desprotegidos.

Tanto para estas situaciones extremas, como para las excursiones normales, los mochileros tienen un aliado único, si se trata de aprovechar mejor el espacio de una mochila, de reducir el peso de la misma, y de estar preparados para emergencias: los alimentos liofilizados.

Atrás quedaron las épocas en las que subíamos una montaña cargados con una mochila 2 veces superior en tamaño a nuestro cuerpo, y sin duda más pesada, por la cantidad de elementos necesarios que un previsor mochilero escogía para anticipar problemas. Hoy conocemos un puñado de habilidades de supervivencia que nos permiten encontrar y usar el agua que está en la naturaleza sin mayores problemas. Por eso no necesitamos cargar en nuestra mochila más agua de la que necesitaremos de forma inmediata, incluyendo al agua que está en los alimentos, pero que no vemos. Con los alimentos liofilizados, el peso de nuestra mochila se reduce notablemente, y aumenta el espacio disponible.

Porque un alimento liofilizado es aquel al que le han extraído toda el agua. El alimento fresco se congela a una temperatura muy baja para posteriormente deshidratarla rápidamente al vacío. Recuerdo a la profesora Estebanit (sí, aunque no lo creas era flaca, alta, con un peinado ridículo y alto y anteojos con los extremos puntiagudos), enseñándonos cómo el agua puede pasar de sólido a vapor sin pasar por la fase líquida. Este proceso mejora la deshidratación tradicional, pues se elimina el 99% del agua, lo que reduce su tamaño y su peso a apenas una fracción fácilmente manejable.

Para hacernos una idea, en un sobre de 15 x 15 cm, con unos 80 gramos de alimento liofilizado, tenemos una comida que nos provee
más de 300 calorías, suficientes para media jornada de actividad física extrema. Y no se trata de una pasta de color blanquecino con la que intentan convencernos de que estamos comiendo un bife de chorizo. No señor. Se trata de verdaderas comidas con gusto definido, y que pueden combinarse con otros alimentos desecados, como un chorizito, un trozo de jamón y algo de aceite que le dan textura al
plato.

Alimento Liofilizado

Alimentos LiofilizadosDigamos la verdad: el proceso es avanzado pero no nuevo. En mi casa, típica de una ciudad como Mendoza, en donde la escasa humedad y las altas temperaturas lo permiten, desde siempre hemos disecado pimientos, tomates, limones, uvas y otras frutas cítricas. Hemos aplicado de manera constante calor (el sol) para que la humedad salga del alimento y se disipe en un ambiente seco. Lo hacíamos y hacemos usando la terraza de casa, colocando las frutas o verduras en chapas de cinc que también se calientan con el sol, o colgando los salamines, jamones o carnes al sol.

El alimento liofilizado es similar a los conocidos leche o café en polvo, sopas en sobre, y hasta platos enteros de arroz y fideos con todos los chiches que quieras: morrones, panceta, carne, y si te descuidas una entera pata de pollo.

Los alimentos liofilizados vienen en sobres que se sumergen en agua hirviendo y al revolver aparece tu cena. Entre los alimentos más conocidos hay pastas con verduras, a la bolognesa, al risoto, a la milanesa, etc.

Estos alimentos están envasado en sobres aluminizados, muy resistentes a la luz, el calor y las bajas temperaturas, por lo que se
pueden guardar entre 18 meses y 3 años. El envase es resistente al calor y al frío, por lo que la rehidratación se hace allí mismo, reduciendo peso y espacio en la mochila de las típicas ollas.

Son especiales para grupos de escaladores que establecen una base de campamento, y desde la cual salen a sus excursiones de escalada.

Y al estar distribuidos en todos los escondrijos posibles de tu mochila, pueden ser la diferencia nutricional entre la vida y la muerte en una situación de supervivencia.

Deja tus comentarios al final del artículo, y envía una copia del mismo por correo. Gracias por hacerlo. Si deseas que sean tratados algunos temas específicos, inclúyelos en tu comentario. Prometo leer cada uno, y preparar un informe sobre esos temas.

Tags: , , , , , , , , ,

 .